25 ene. 2011

Presentación

Los zombis son un tema recurrente en la cultura cinematográfica. Han invadido la pantalla grande y la pequeña, esparciéndose como la infección que representan, moviéndose de un medio a otro, hasta llegar a tocar nuestros sentidos. Hoy en día los vemos en novelas, cómics, videojuegos, series de televisión.

Entonces me pregunté, ¿por qué no verlos en un juego de rol?

Bueno, admito con cierta vergüenza que la idea no es nueva. Hay otras producciones en materia de juegos de mesa que tocan la temática.

Pero, ¿qué tiene de especial lo que estoy ofreciendo aquí?

La respuesta es sencilla: Es un juego que ofrezco gratuitamente, para que puedan verlo y jugarlo, empleando un sistema muy sencillo, que refuerza los aspectos literarios de la partida, sin dejar a un lado la incertidumbre del azar, y la acción vertiginosa.

Gratuito… libre… ¿Dónde está la trampa?

En verdad todavía no se me ocurrió la trampa.

Cuando comencé esta tarea, pensaba adaptar las reglas de juego del sistema FATE (de licencia libre), para poder jugar unas partidas de rol con mi grupo de amigos. Luego, el proyecto fue creciendo, hasta alcanzar el tamaño de una producción Indie.

Viendo el panorama actual, es muy difícil que una producción independiente, sin fondos económicos, ni premios obtenidos en concursos importantes,  pueda alcanzar algún tipo de difusión.  Tampoco tengo tiempo para impulsarlo, o estar a la caza de la oportunidad, ni quiero desgastarme armando una versión bilingüe, para bombardear la red con ella.

Entonces, podía dar por cerrado el proyecto, y de vez en cuando abrir los archivos de texto para corregir interminablemente la gramática, o ampliar un contenido que nadie más vería, guardándolo sólo para mí…. o podía compartirlo con el mundo.

El conocimiento es para ser compartido, por más humilde que sea. Porque luego puede llegar otra persona y tomarlo como base para nuevas ideas o proyectos. Es la sentido fundamental de Internet (además de descargar pornografía).

Entonces, ¿estoy regalándolo todo?

No, para nada. ¡Es mío! Es algo que hice yo, y que seguiré ampliando con el tiempo. Solo que como no puedo tomar esas preciosas monedas que tienen en sus bolsillos, lo estoy poniendo a disposición para que disfruten jugando con él (o abucheándome por mi flojo desempeño al hacerlo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario