15 feb. 2011

Aspecto Objetivo



Uno de los principales problemas a la hora de encarar una campaña, es que los personajes no tengan definido un objetivo. Se conviertan en meros avatares del jugador, que resuelven las situaciones al momento en que se les presentan, pero no trazan una hoja de ruta en busca de un fin determinado. El riesgo mayor, es tenerlos rebotando de aventura en aventura, cual pelotita de pinball, hasta perder la cinética y estancarse.

En el Capítulo 0, se lanzó un reto a los jugadores (la búsqueda de la supervivencia). Pero como objetivo, es un poco vago. Aclaremos una cosa: mientras más “general” es algo, menos definido suele estar (es casi fundamental, para que pueda abarcar un amplio espectro).

Entonces, todos los personajes tendrán un objetivo implícito (no escrito como Aspecto), que es sobrevivir. Pero eso no vasta para motivarlos, y difícilmente otorgue variedad a la partida.

Para tener cautiva la atención de cada jugador, es muy útil que elijan para su personaje un Objetivo Personal ¿Y qué mejor opción, que formalizarlo como un Aspecto? En otras palabras, este objetivo serás tan importante para el personaje, que se filtrará en los momentos cruciales del juego, en algunas ocasiones dándole fuerzas para seguir adelante, y en otras golpeándolo moralmente al sentir que se aleja del mismo.     

El Personaje y su Aspecto Objetivo

El aspecto objetivo no puede ser algo vago e inconexo con la partida. Debe envenenar los actos del personaje, y estar incluido cada uno de sus planes. Incluso, si se da la ocasión, debe chocar con los objetivos de otros personajes (nada mejor para recrudecer la relación entre dos miembros de un grupo, que tener objetivos personales opuestos).

Un objetivo personal, es algo capaz por sí solo de desmoronar la voluntad del personaje que lo ve inalcanzable, o reanimar al alicaído sobreviviente que está a punto de perecer. Por lo tanto, debe ser muy explícito.

“Salvar a todas las personas que encuentre”, no suena a un objetivo verdadero. Es más, incluso parece ser algo que depende de la casualidad, y no de una búsqueda impulsada por el personaje. En cambio: “Sé que mi familia está viva, y voy a reunirme con ellos”, es algo que podría reanimar incluso a un moribundo.

Como recomendación: No tener un Aspecto Objetivo, es mejor que tener un Aspecto Objetivo mal encarado. Si el jugador no está decidido a que el personaje tenga un enfoque proactivo en la búsqueda del Objetivo, entonces no vale la pena colocarlo. Es preferible dejar el espacio en blanco, hasta encontrar algo que realmente lo atraiga.

El Aspecto Objetivo Alcanzado
Es posible que en transcurso de una campaña, se alcance alguno de los objetivos, invalidando el enunciado tal cual como se lo pensó. En el ejemplo dado, una vez que el personaje encuentra a su familia, entonces el objetivo se ha cumplido. Pero ese objetivo, puede ser inmediatamente reemplazado por otro, por ejemplo: “Debo encontrar un lugar seguro, donde pueda proteger a mi familia”.

Si no hay oportunidad de reemplazarlo inmediatamente, no es obligatorio que se incluya cualquier otro objetivo. Tanto Guionista como Jugador, pueden tomarse un tiempo para discutir cuál será el siguiente objetivo del personaje.  En una partida bien encarada, seguramente los Aspectos Objetivos de otros compañeros pasarán a guiar los pasos del grupo.

Inserción del Aspecto Objetivo en la creación del personaje.

En el Capítulo 2 se describen los pasos para la creación del personaje. El aspecto objetivo puede colocarse a partir del 5º Aspecto, ya que es un objetivo que nace después de la debacle.

Es posible también que el personaje arrastre un objetivo previo a la caída del mundo. Si es así, corresponde colocarlo antes del 5º Aspecto, en la primera etapa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario